Noticias:
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
+  CanariosDeColor.com
|-+  Silvestrismo, Hibridos, Fauna Europea y Americana
| |-+  Silvestrismo, Híbridos, Fauna europea y americana
| | |-+  LA HIBRIDACIÓN
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema. « anterior próximo »
Páginas: 1 [2] Ir Abajo Imprimir
Autor Tema: LA HIBRIDACIÓN  (Leído 13960 veces)
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #11 : 09 de Abril de 2007, 07:15:02 pm »

HÍBRIDOS CON EL GÉNERO CARDUELIS

Para que un híbrido sea bonito tiene que mostrar las características de sus padres al 50%, por lo que, para empezar bien, será necesario escoger ejemplares con un dibujo característico muy definido tales como el jilguero o el camachuelo. El dibujo y los colores de las especies del género Carduelis suelen estar muy definidos, y entre las especies más comunes podemos citar el verderón del Himalaya, el lúgano de cabeza negra y el cardenalito de Venezuela. Estas especies, sea cual sea la pareja de la otra especie con la que los crucemos, siempre generan F1 que manifiestan las características de sus padres y que son muy apreciados en los concursos, pero también existen Carduelis de dibujo menos definido, por lo que sus F1 son más difíciles de reconocer y es preferible no emplearlos para hibridaciones. Estas especies es mejor reproducirlas puras.
El Carduelis de mejor apariencia, y , por tanto, el más usado, es el jilguero. Pero incluso los más modestos del subgénero Chloris son óptimos para hibridar porque, además del color y el dibujo, pueden transmitir también su forma y su pose tan originales e incluso su robusto pico. Además, en los verderones existen diversas mutaciones de colores, característica que, como dijimos anteriormente, permite obtener F1 mutados. Por el mismo motivo también los lúganos de la mutación diluido han sido empleados para la hibridación. La especial transmisión hereditaria de estas mutaciones permite obtener machos y hembras mutados tanto si se emplea el macho de lúgano como si se emplea la hembra. En el lúgano también están presentes las mutaciones bruno y ágata, que al combinarse dan el isabela. En el lúgano de cabeza negra se encuentra la mutación topacio. Dado que todos los híbridos del subgénero Spinus son fértiles, y lo mismo puede decirse de las F1 entre especies del subgénero Chloris, es evidente que tales mutaciones podrán ser transmitidas a todas las demás especies de ambos subgéneros. Esto ya se ha hecho del lúgano al lúgano de cabeza negra para la mutación diluido, del lúgano de cabeza negra al cardenalito para la mutación topacio y diluido, y del lúgano al cardenalito para la mutación bruno y ágata.
Si se desea obtener híbridos mutados es conveniente emplear aquellas mutaciones que no anulan los dibujos característicos de la especie, y las mejores son la bruno, la ágata, la diluido factor simple y la isabela; un poco menos la lutino y la satiné. La lutino da muy buenos resultados en las hibridaciones con individuos en los que el lipocromo tiene una distribución muy definida y muy delimitada, por lo que el dibujo residual del híbrido lutino o satiné coincidirá con la zona lipocrómica. Desde este punto de vista, serán ideales los híbridos lutinos de aquellas especies que no presentan dimorfismo sexual en las zonas de elección, como el jilguero y el pardillo Sizerín; también serán buenos los que se obtengan con especies que tengan una forma muy característica, como el piquituerto, el camachuelo, etc. Los híbridos con Spinus y Chloris son menos reconocibles y menos adecuados para las exposiciones. En el caso de que se planteen dudas acerca de si emplear la lutino o la satiné, será mejor emplear la segunda, pues al no reducir del todo la eumelanina bruno deja un residuo de su dibujo característico.
Los machos de los Carduelis son unos auténticos galanes, y cuando están en celo son capaces de cubrir a casi cualquier tipo de hembra. Los más fogosos son los jilgueros y algunos lúganos americanos tales como el de pecho negro, el de cabeza negra, el cardenalito, etc. Los verderones también cumplen con su cometido, pero, dado que tienden a ser más impetuosos, si se los quiere emparejar habrá que tener en cuenta esta característica y elegir los ejemplares más o menos fogosos en función de la hembra a la que van destinados. Por ejemplo, para una hembra de jilguero es preferible emplear un macho de carácter y que no se deje intimidar por los sonoros picotazos que va a recibir; para una hembra de verdecillo, que es más pequeña, habrá que elegir un macho más tranquilo y que la corteje embuchándola sin pretender aparearse a toda costa.
Por lo que respecta a las hembras, su comportamiento es similar al del subgénero a que pertenecen. Los verderones hembras aceptan de buen grado a los machos de casi cualquier especie y desovan sin problemas si la jaula es lo suficientemente amplia. Las hembras de jilguero desovan con menos facilidad y tienden a crear una relación de pareja estable, por lo que será difícil cambiarles el macho de una puesta a otra. Aceptan de buen grado a los machos del subgénero Spinus, así como los Serinus que, a pesar de ser más agresivos con sus rivales, saben cortejarlas con todo tipo de caricias. Las hembras del subgénero Spinus se emparejan muy fácilmente con cualquier macho del mismo género dando una descendencia totalmente fértil. Aceptan bien a los machos poco fogosos igual que las hembras de jilguero; en caso contrario se desmotivan y empiezan a mudar.
Todas las hembras de Carduelis que han nacido en cautividad desovan sin problemas, pero a las que han sido capturadas en la naturaleza hay que aclimatarlas y es necesario esperar al segundo año antes de emparejarlas.
Para favorecer el desove, en la época de la reproducción se les pueden da a los verderones cañamones y pipas de girasol. Para las otras hembras de Carduelis van muy bien las semillas hervidas o germinadas y el huevo duro. A las especies que consumen insectos les podemos dar como golosina gusanos de la harina o alguna ramita infestada de pulgones. La alimentación variada y los soportes para los nidos pueden darles un estímulo decisivo para la reproducción. Por tanto, cuanto más se parezca su alimentación a la natural más probabilidades habrá de que la veamos desovar. Como material para el nido lo ideal sería darles nidos viejos de la misma especie recuperados en invierno, pero también aceptan yute deshilachado, pelusas animales y musgo.
Dado que es preferible emparejar a los individuos de factor rojo con otros que también lo posean, el cardenalito de Venezuela, podrá ser cruzado con todos los demás fringílidos de factor rojo. Dado que el jilguero posee en su plumaje ambos tipos de lipocromos, podrá ser cruzado tanto con ejemplares que tengan el factor rojo como con los que no, pero los mejores resultados se obtienen con las especies que tienen un dibujo tan bien definido como el suyo ( verderón del Himalaya, camachuelo, lúgano de cabeza negra, etc.), mientras que los F1 obtenidos con el lúgano o con el verderón de China serán más modestos porque tienen los colores distribuidos de forma menos limpia. Es difícil que un híbrido sea más hermoso que las especies de las que desciende, y las únicas excepciones son aquellas en las que ambos progenitores son muy bellos. Por ejemplo, una F1 de jilguero x camachuelo es, por lo menos tan atractiva como sus padres, mientras en jilguero x pardillo Sizerín los descendientes son más bonitos que el pardillo, pero menos que el jilguero.
Los demás Carduelis pueden cruzarse entre sí o con otros fringílidos con factor amarillo, y si los padres no tienen un dibujo excepcionalmente bien definido que puedan transmitir a sus hijos darán muy buenos resultados si disponen de una buena cantidad de lipocromos. Así, el verderón será preferible al verderón de cabeza negra, el lúgano de Yarrel al oliváceo, etc.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #12 : 09 de Abril de 2007, 07:47:33 pm »

HÍBRIDOS CON EL GÉNERO ACANTHIS

Dado que los miembros del género Acanthis pueden ser empleados en las hibridaciones partiendo de ambos sexos, después de Carduelis es el género que más se emplea para hibridar.
Los machos de pardillo son unos excelentes galanes y aceptan cualquier tipo de hembra, sin dejarse intimidar por los picotazos que puedan llegar a recibir, pero sin ser tampoco demasiado fogosos. Esta particularidad permite emparejarlos tanto con hembras tranquilas y que deseen ser mimadas y embuchadas, como con otras más duras a las que les conviene un macho que sepa imponerse. Podemos colocar al macho en una pajarera con varias hembras, pero no con otro macho, pues lo atacaría inmediatamente hasta reducirlo a la impotencia física.
Los tres Acanthis de nuestra fauna autóctona tienen factor rojo, las especies exóticas no evidencian la presencia de lipocromo y se las cría tan poco en cautividad que no tiene sentido hablar de ellas para emplearlas en hibridaciones. Partiendo de esta base veremos que los pardillos pueden ser emparejados con especies de factor rojo o con las que tienen la zona de elección roja (verdecillo de frente roja y jilguero). Los híbridos con estas dos últimas especies son muy apreciados por la superposición de la zona roja de la cabeza, que en el híbrido resulta especialmente evidente.
En el pardillo Sizerín ya se han fijado algunas mutaciones de color, por lo que es posible obtener híbridos mutados utilizando el macho de esta especie y no solamente la hembra. Si se une al macho mutado a una hembra de otra especie dotada de la misma mutación se obtendrá una F1 en la que también habrá machos mutados. Si se quieren hibridar los Acanthis con el canario, dado que sus zonas de elección son más definidas y están mejor marcadas, será mejor utilizar melánicos con factor rojo de variedad mosaico.
Por lo que se refiere a la técnica a emplear, se recomienda emplear hembras nacidas en cautividad. Éstas desovan sin problemas y, si las dejamos tranquilas, también criarán a sus pequeños híbridos.
Pero con los F1 obtenidos a partir de ejemplares que no tienen factor rojo habrá que tener cuidado, ya que este color solamente lo deberán tener las zonas de elección características de los pardillos. Normalmente, en estos híbridos esas zonas (y especialmente la frente) suelen ser de color naranja, por lo que, finalizada la muda, les extraeremos esas plumas con mucho cuidado añadiendo a la alimentación un colorante artificial durante todo el tiempo que tarden en crecer las plumas. En el pecho es mejor no intervenir, porque en el pardillo Sizerín el naranja no aparece hasta el segundo año y en el pardillo común solamente lo hace cuando está en celo, gracias a la erosión de las plumas.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #13 : 10 de Abril de 2007, 07:18:41 pm »

HÍBRIDOS CON EL GÉNERO RHODOPECHYS

A este género pertenecen los camachuelos trompeteros, y no se les emplea mucho en hibridación porque no se los cría mucho en cautividad.
Dado que los Rhodopechys tienen el factor rojo, podrán ser cruzados con otros fringílidos con idéntico lipocromo. Hasta ahora se han obtenido híbridos entre el camachuelo trompetero y el canario, el camachuelo mexicano, el camachuelo común y el piquituerto. A la vista de esta afinidad con distintos géneros, si los criadores produjesen mayor cantidad de camachuelos trompeteros se podrían efectuar hibridaciones con muchas otras especies y géneros.
Por lo que respecta a la reproducción, los camachuelos trompeteros, tanto machos como hembras, se reproducen fácilmente en cautividad y el macho, si no engorda, es un amante bastante discreto. La hembra desova fácilmente incluso en una jaula de cría para canarios, y cría a los polluelos si en los días siguientes a la eclosión se le proporcionan pequeñas presas vivas. A sus híbridos, el camachuelo trompetero siempre les transmite el color arena, el lipocromo rosa de las partes inferiores y la original forma de su pico.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #14 : 10 de Abril de 2007, 11:21:42 pm »

HÍBRIDOS CON EL GÉNERO CARPODACUS

Existe una gran diversidad de Carpodacus y algunos de ellos son muy atractivos, pero son especies que se importan poco, no muy longevas y poco empleadas en hibridación a excepción del camachuelo mexicano, que gracias a su robustez y a lo prolífico que es, se ha convertido en uno de los fringílidos más reproducidos en cautividad. La mortalidad de los Carpodacus suele deberse a la humedad y temperatura de nuestras regiones, pero si se les mantiene en un lugar fresco y a salvo de los mosquitos viven unos cuantos años, pero la mayor parte de ellos adquiere el plumaje de adulto en el segundo año, y esto nos provoca dos problemas; el primero es la dificultad de distinguir los sexos en los jóvenes, y el segundo es que dado que los híbridos alcanzan su mayor esplendor a los dos años, nunca podrán ser expuestos en algunos campeonatos.
Dado que todos los miembros de este género tienen factor rojo, lo ideal sería cruzarlo con otras especies que también lo posean. Los Carpodacus tienen una increíble afinidad genética con todos los demás géneros y, al menos con el camachuelo mexicano, se han expuesto, entre otros, cruzamientos con piquituerto,, camachuelo, camachuelo de Liberia, cardenalito de Venezuela, canario de vientre blanco y pardillo Sizerín. Esto demuestra que los Carpodacus presentan una gran afinidad con todos los demás géneros, y no es casual que se hayan obtenido híbridos de camachuelo de Pallas, por no hablar de los híbridos con diversos verderones, los lúganos americanos, el pardillo común y algunos Serinus. Sería interesante probar con otros géneros aún inexplorados, como los picogordos.
Entre las especies de este género hay algunas de buen tamaño, como el camachuelo del Cáucaso, y otras muy pequeñas, como el camachuelo de Stresemann, por lo que, desde el punto de vista de la silueta, los Carpodacus tienen mucho que transmitir a sus híbridos.
Volviendo al camachuelo mexicano, que es el más común y uno de los más empleados por los hibridadores, podemos afirmar que el macho es un excelente amante, pero un poco impetuoso. Podemos tenerlo en una jaula o en una pajarera con varias hembras, incluso de especies distintas, y raramente obtendremos huevos no fecundados. Si la jaula tiene menos de un metro de longitud, el macho tiende a agredir a la hembra y, por tanto, una vez iniciado el desove, para evitar que rompa los huevos, será mejor trasladarlo a la jaula por la mañana, después de haber sustituido el huevo por uno de plástico y sacarlo por la noche para repetir el mismo proceso al día siguiente. Durante la incubación y la cría de los polluelos deberá permanecer apartado de su compañera y podemos emplearlo con otras hembras.
La hembra por su parte, es extremadamente dócil, desova sin problemas en la jaula y cuida estupendamente a sus polluelos. Se adapta perfectamente a cualquier tipo de alimentación, especialmente a la insectívora, por lo que muchas veces se la emplea como nodriza para otras especies. Sin embargo, su posición horizontal sobre el posadero para la cópula puede ser un serio problema para la hibridación y no siempre llega a ser fecundada; con el canario suele tener problemas.
Dada la disposición de su lipocromo, los canarios a hibridar con el camachuelo mexicano deberán ser de la variedad mosaico ( con factor rojo) para realzar al máximo solamente los colores de la zona de elección. Conviene evitar la hibridación con los intensos porque los descendientes son débiles, alargados y con lipocromo en todo el cuerpo. En algunos casos se han obtenido buenos resultados con los nevados, pero es mejor no arriesgarse.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #15 : 10 de Abril de 2007, 11:33:26 pm »

HÍBRIDOS CON EL GÉNERO LOXIA

Los piquituertos son pájaros con una estructura muy original, que se enriquece aún más por tener la punta del pico cruzada. En hibridación se los emplea con frecuencia tanto por su forma como porque pueden ser hibridazos tanto con individuos que tienen factor rojo como con los que no. Dado que no siempre es fácil hacer desovar a la hembra, normalmente se emplea el macho, a menos que la especie con la que se quiera hibridar sea muy pequeña. Para evaluar si el macho está en celo, dado que no siempre canta, bastará con fijarse en su abdomen, aunque si nos fijamos en su comportamiento ya veremos si se interesa o no por su compañera.
Para estimular a entrar en celo tanto al macho como a la hembra se le puede ofrecer piñones y pequeñas presas vivas, pero también cañamones y pipas de girasol. Ya se han obtenido muchos híbridos de piquituertos, y con muchos géneros (Carduelis, Serinus, Rhodopechys, Pyrrhula, Carpodacus, etc.), pero todavía se han de realizar intentos con los géneros Acanthis y Pinicola. El piquituerto transmite a sus híbridos una forma redondeada y un pico ligeramente cruzado, mientras que el color domina muy poco y produce híbridos muy bonitos con ejemplares que tengan mucho lipocromo y poca melanina (camachuelo, canario de Mozambique, lúgano de cabeza negra, etc.).

En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #16 : 13 de Abril de 2007, 05:54:47 pm »

HÍBRIDOS CON  EL GÉNERO PYRRHULA

Los camachuelos del género Pyrrhula son todos más o menos atractivos, pero el camachuelo común los bate a todos por la limpieza de su dibujo y llamativo color rojo de sus partes inferiores. Al igual que el jilguero, el camachuelo común es, desde el punto de vista fenotípico, la especie ideal para ser empleada en hibridación, ya que es capaz de transmitir a los híbridos un dibujo muy definido, un estupendo lipocromo y una espléndida forma que se reconoce en cualquier cruzamiento.
Dado que los Pyrrhula tienen el factor rojo habrá que procurar hibridarlo con otras especies que también lo posean, como las de los géneros Acanthis, Loxia y Carpodacus.
El camachuelo común tiene un cortejo nupcial muy largo y elaborado, más parecido al de los estríldidos que al de los fringílidos. Esto se debe a que como no tiene un canto muy potente debe atraer a la hembra exhibiendo su lipocromo rojo y bailando, pero este comportamiento también plantea otros problemas, porque las hembras de las otras especies se ponen en la posición de la cópula, pero al cabo de un rato de verlo bailar se cansan y se van, mientras el macho continúa con su actuación. Algunos criadores afirmaban que los fallos en el apareamiento se debían a que tiene el pico negro, pero esto también lo tienen los machos de los Carduelis americanos, que se aparean con facilidad con todas aquellas hembras con las que el camachuelo común no consigue aparearse, incluyendo las de canario. Es evidente que los machos de esta especie sólo sirven para aparearse con las hembras congéneres.
Por lo que respecta a la hembra, ésta se reproduce tranquilamente tanto en jaula como en pajarera, y se aparea con cualquier macho, tanto si ha nacido en cautividad como si no. Por tanto, el verdadero problema en la hibridación de los Pyrrhula estriba en su poca afinidad genética con los otros fringílidos. Para construir el nido le gusta mucho la fibra de coco para la estructura externa y un poco de pelusa animal para la interna, aceptando de buen grado el típico cestito de mimbre del diámetro adecuado. A veces puede suceder que a pesar de construir el nido, la hembra no desove o no acepte aparearse con el macho de otra especie. Una vez comprobado que éste último esté en perfecta forma amorosa, bastará con dejar que la hembra oiga el canto de un macho de su misma especie para que se ponga en posición para la cópula. Si el macho realmente está en forma no dejará pasar la ocasión. Por tanto, si se emplea una hembra de camachuelo común para las hibridaciones, será conveniente tener un macho de la misma especie en cría.
Gracias al método de “el macho que canta” es posible cambiar la especie del macho de una puesta a la siguiente, o usar otro de la misma especie que el primero si los huevos han resultado no estar fecundados.
Los mejores híbridos del camachuelo común son los que se obtienen con ejemplares de dibujo limpio. Si se quiere hibridar el camachuelo común con especies que tengan factor amarillo habrá que elegir las que tengan las partes inferiores con un lipocromo muy limpio y, posiblemente, con melanina en la cabeza. Esto es solamente para que se superpongan los dibujos y para conseguir su máxima expresión en los híbridos.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
taril
VIVO EN EL FORO
******

Agradecido 15
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1175



« Respuesta #17 : 13 de Abril de 2007, 06:37:40 pm »

COLORACIÓN DE LOS HÍBRIDOS

Lo ideal es que los híbridos sean inéditos o raros y que las características de los padres aparezcan al 50% y que las zonas de elección estén bien definidas y en su máxima expresión, que el dibujo sea lo más limpio y nítido posible, que el plumaje sea brillante y que el carácter sea tranquilo.
En la hibridación la mano del criador es aún más importante que en la cría normal. La belleza del híbrido dependerá de la de los padres y su carácter estará en función de la preparación que haya recibido, pero el criador también juega un papel importante en el color, especialmente si se trata de individuos de factor rojo, a los que hay que añadir colorantes en la comida.
Cuando los F1 procedan de un cruce con dos individuos de factor rojo, habrá que darles colorante, mientras que si los padres no tienen factor rojo no será necesario hacerlo.
Conviene evitar los cruzamientos entre individuos con distinto lipocromo, pero se pueden cruzar tranquilamente los que no tiene lipocromo con los que sí lo tienen (cantor de África x cardenalito). En este caso, a los F1 solamente se les dará colorante si el individuo con lipocromo era de factor rojo.
En las hibridaciones con el canario doméstico es evidente que los individuos con factor rojo se cruzarán con canarios de factor rojo para después darles colorante, mientras que los de factor amarillo o apigmentados no recibirán colorante en ningún caso. En las hibridaciones en las que no intervenga el canario doméstico se puede dar colorante a los F1 obtenidos de cruzar dos individuos con zonas lipocrómicas muy marcadas y correspondientes (canario de vientre amarillo x camachuelo común hembra, ambos tiene una fuerte carga lipocrómica y la ausencia de melanina es casi total), pero es preferible no emplear el colorante si la carga lipocrómica presenta claras infiltraciones melánicas (verderón x camachuelo común hembra).
Los híbridos de piquituerto recibirán colorante si se obtienen con otro individuo de factor rojo (camachuelo, cardenalito, etc.) pero no habrá que hacerlo si el otro no tiene factor rojo (lúgano, verderón, etc.)
El jilguero y el verdecillo de frente roja los consideraremos como si no tuviesen factor rojo, por lo cual, al cruzarlos con individuos de su mismo grupo darán lugar a híbridos que no deberán recibir colorante, dado que el colorante intensificaría características tales como la máscara del jilguero o el casquete del verdecillo de frente roja afectando negativamente al resto del manto y cubriendo por completo el color transmitido por el individuo que no tenía factor rojo.
Si el jilguero y el verdecillo de frente roja se cruzan con individuos de factor rojo, los F1 deberán recibir colorante.
Por otra parte, para mantener el espejuelo alar amarillo de los híbridos de jilguero x camachuelo deberemos penalizar tanto la máscara como el pecho los cuales, normalmente rojos, si no reciben colorante serán de color naranja y el híbrido tendrá escaso valor estético. Si ese híbrido pudiese mudar en una pajarera y se alimentase con semillas naturales probablemente desarrollaría una coloración parecida a la que tendría si le diésemos colorante. Si cruzásemos a los dos individuos que hemos descrito, los consideraríamos como ejemplares sin factor rojo.
El colorante artificial podemos añadirlo a la pasta (si se usa), al agua de beber, a las semillas hervidas, en la manzana o en cualquier otro alimento que les guste mucho.
Un exceso de colorante puede provocar intoxicaciones graves e incluso mortales, por lo que más vale pecar por defecto que por exceso. En el caso de que se aprecien síntomas de intoxicación con inmovilidad, engrosamiento del hígado y un ligero esponjado de plumas, habrá que interrumpir inmediatamente el suministro de colorante y sustituir el agua de beber por leche durante dos o tres días.



Por Renzo Esuperanzi,
Juez de híbridos y exóticos, colaborador habitual en varias revistas especializadas en las que ha publicado numerosos trabajos sobre ornitología, dedicados especialmente a la cría, cuidado y selección de diferentes especies.
Posee varios títulos de campeón de Italia.
En línea

"LA CRIA EN CAUTIVIDAD FAVORECE LA CONSERVACIÓN Y LA PRESERVACIÓN DE LA AVIFAUNA SILVESTRE"

Jilgueros parva,lúganos,pardillo común y sicerín,camachuelos mejicanos,verderón chino de cabeza negra
Mara
BUENFORERO
*****

Agradecido 17
Desconectado Desconectado

Mensajes: 912



« Respuesta #18 : 23 de Julio de 2009, 07:25:04 pm »

Pedazo de documento, más completo imposible!
gracias Taril Wink
En línea
Páginas: 1 [2] Ir Arriba Imprimir 
« anterior próximo »
Ir a:  


Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.8 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC XHTML 1.0 válido! CSS válido!